martes, 21 de septiembre de 2010

Cuando los vientos no son favorables pero…

…Algo Queda

Músicos_de_Bremen_Stadtmusikanten) Un hombre tenía un burro que, durante largos años, había estado llevando sin descanso los sacos al molino, pero cuyas fuerzas se iban agotando, de tal manera que cada día se iba haciendo menos apto para el trabajo. Entonces el amo pensó en deshacerse de él, pero el burro se dio cuenta de que los vientos que soplaban por allí no le eran nada favorables, por lo que se escapó, dirigiéndose hacia la ciudad de Bremen. Allí, pensaba, podría ganarse la vida como músico callejero. Después de recorrer un trecho, se encontró con un perro de caza que estaba tumbado en medio del camino, y que jadeaba como si estuviese cansado de correr.
-¿Por qué jadeas de esa manera, cazadorcillo? -preguntó el burro.
-¡Ay de mí! -dijo el perro-, porque soy viejo y cada día estoy más débil y, como tampoco sirvo ya para ir de caza, mi amo ha querido matarme a palos; por eso decidí darme el bote. Pero ¿cómo voy a ganarme ahora el pan?
-¿Sabes una cosa? -le dijo el burro-, yo voy a Bremen porque quiero hacerme músico. Vente conmigo y haz lo mismo que yo; formaremos un buen dúo: yo tocaré el laúd y tú puedes tocar los timbales. Al perro le gustó la idea y continuaron juntos el camino. No habían andado mucho, cuando se encontraron con un gato que estaba tumbado al lado del camino con cara avinagrada. (continuar leyendo cuento…)

Así comenzaba un cuento de los hermanos Grimm, llamado Los Músicos de Bremen, un cuento, en un día como hoy, con un significado muy especial para mi. Todos sabéis y si no lo sabéis, os lo recuerdo, hoy 21 de septiembre, es el día de la enfermedad de Alzheimer. Por desgracia, enfermedad que padece mi padre desde hace mas de 10 años. Hace unas semanas, no sé muy bien porque, acudieron a mi mente, en una de esas noches de desvelo, recuerdos adorables de mi niñez junto a mi padre, cuando conseguía convencerle de que me contará un cuento. Claro está, los cuentos siempre eran Caperucita Roja, Pulgarcito, Blanca Nieves y los Siete Enanitos, etc.; pero, a mi me divertía enormemente oírle contar Los Músicos de Bremen. Sus imitaciones  rebuznando, ladrando, maullando nos hacían terminar muertos de risa a los dos. Eran momentos especiales, donde un padre aún joven, tremendamente fuerte y sano, narraba aquel cuento de forma diferente al resto de cuentos. Recuerdo, que siempre ponía muchos énfasis en frases como “Un hombre tenía un burro que, durante largos años, había estado llevando sin descanso los sacos al molino, pero cuyas fuerzas se iban agotando, de tal manera que cada día se iba haciendo menos apto para el trabajo... o porque soy viejo y cada día estoy más débil y, como tampoco sirvo ya para ir de caza, mi amo ha querido matarme a palos…”
Por aquel entonces, con mi corta edad, seis o siete años, no asimilaba del todo, los pequeños detalles que los hermanos Grimm y por ende, mi padre, querían transmitir. “ Cuando uno envejece, se hace lento, torpe y se convierte en un estorbo para los jóvenes…” Esta, tal vez, es una de las enseñanzas del cuento, junto con la esperanza de que siempre te puedes dedicar a otras cosas fuera de tu oficio. No creo, ni por lo más remoto, que a mi padre, por aquel entonces, se le pasase por la cabeza, que una enfermedad como el Alzheimer pudiera arrebatarle su ansiada jubilación, sus tan añorados años de descanso y disfrute de la vida. Un hombre, que desde los ochos años, trabajó sin descanso hasta los sesenta y dos. Ahora, desde hace unos años, es “un dependiente total”, física y mentalmente, que tan pronto nos reconoce como al segundo nos mira, con unos ojos abiertos como platos preguntándose: “y ésta, ¿quién es?.

Muchos médicos y mucha gente, piensan que su mente muere por completo, que dejan de tener sentimientos, que a través de su mirada perdida sólo queda vacio; pues yo digo que no, que no todas las neuronas se han perdido por el camino, que algunas resisten…que ¡
Algo Queda!
Cuando, de repente, una lagrima cae por su mejilla y sin decir palabra te acaricia, como dándote las gracias por cuidarle, entonces te das cuenta de que nada es en vano y la que te emocionas eres tu, aunque ya no consigas apenas reconocer a tu propio padre.

Muchas y muchos son, los que dedican su día a día, a cuidar uno o dos enfermos de Alzheimer o Demencia Senil; si, si…dos, porque conozco casas donde hay hasta dos enfermos y ahí están, bien cuidados y bien atendidos. Por eso, este post va dedicado a todos los cuidadores de esta terrible enfermedad que os puedo asegurar, es una tremenda lección de vida: nada hay tan terrible como perder la cabeza.

El cortometraje
Algo Queda de Ana Lorenz Fonfría, nos retrata de forma resumida y liviana la angustia que a veces soportan los cuidadores. Su excelente trabajo ha recibido las distinciones a Mejor Cortometraje II SNCFILM, Madrid (2010) y Mejor Guión X Premios Rovira-Beleta (2010). Aquí os lo dejo: cuando tengáis un rato no dejéis de ver esta jollita.




¡Gracias Ana Lorez Fonfría! 


2010-09-20 20 03 17








7 comentarios:

laMar

El corto ya lo conocía y me emocionó tanto como hoy al verlo de nuevo. Es una enfermedad cruel que conozco lamentablemente. Estas haciendo una labor inconmensurable mi niña.
Un beso enoooooooooooooooorme

Responder
Nikkita

Mi niña, para vosotros todos los días son el día internacional... y se reconozca o no por los demás, es una labor encomiable.
Quédate con esos buenos momentos, y los que tienes ahora, que aunque sean poco, son muy valiosos, y por supuesto con mi absoluta admiración por tu fortaleza.
Eres grande :)).
Un beso mas grannnnde aún que el de LaMar ;)

Responder
Iruk Asturias y Marisa

laMar.- Desconocía el corto, y me ha gustado, todos los que han participado en él merecen todos los premios del mundo, pero no refleja la crueldad de esta enfermedad realmente tal y como es. Hay tantas cosas que solo lo cuidadores sabemos...muchas cosas que no se cuentan por pudor...
Pero, sigo quitandome el sombreo ante la directora, no es nada facil reflejar esta realidad y menos en un corto.
Un beso enormeeeeee!!!

Responder
Iruk Asturias y Marisa

nkkita.- Gracias por tus palabras de aliento!! Tu si que eres grande!! Las dos sabemos, que la mayoria de las veces hay más momentos malos que buenos; pero, los pocos buenos compensan todos los malos, sobre todo cuando por el camino se cruzan personas como tu.
Un beso enorme, enorme!!!!

Responder
Viajes.net

¡Buenas! Hemos visto que este blog también participa en los premios 20 blogs y nos hemos pasado para echarle un vistazo, nosotros también nos presentamos en la categoría de viajes http://lablogoteca.20minutos.es/blog-de-viajesnet-331/0/
Y no hemos querido irnos sin antes dejar un comentario.
Saludos y mucha suerte en el concurso, aunque la cosa está complicada...

Responder
Ana Lorenz

Muchas gracias por linkar mi corto. Me alegro de que os haya emocionado y os hayáis sentido identificados de algún modo. Es mi homenaje a la gente como vosotros que dedica su vida a cuidar de los demás. ¡Un abrazo!

Responder
Iruk Asturias y Kaviva Xarsu

Ana Lorenz.- Gracias a ti por dedicarnos tu tiempo y tu talento. Me emocionó tu corto porque no es facil explicar a los demás lo que es esta enfermedad; siempre digo que hay que vivivirlo para saberlo, sobre todo porque cada enfermo es un mundo.
Miles de gracias a ti por transmitir de forma tan magistral un trocito de nuestra vida.
¡Un abrazoooo enormeee!

Responder

Dí lo que piensas...