miércoles, 25 de agosto de 2010

Tres libros…

De la mano de @cucodevenegas he recogido una meme literaria: recomendar tres lecturas.
Difícil tarea, pues sobre gustos no hay nada escrito; intentando acoplar las recomendaciones a la temática del blog, he optado por los siguientes libros idóneos para evadirse un rato de las preocupaciones del día a día.

El valle de los caballos es la segunda novela de la saga Los Hijos de la Tierra. Mi recomendación es que os leáis toda la saga porque no tiene desperdicio y está muy bien documentada; Jean M. Auel,  nos ilustra de forma muy amena  la vida en la prehistoria a lo largo de sus cinco tomos.
El Clan del Oso Cavernario (1980)
El Valle de los Caballos (1982)
Los Cazadores de Mamuts (1985)
Las Llanuras del Tránsito (1990)
Los Refugios de Piedra  (2002
)

Personalmente, El valle de los caballos, me ha parecido entrañable por varias razones; siendo la más significativa  la relación de su protagonista Ayla con la naturaleza, su yegua Whinney, su potro y su león cavernario Bebe.
Desconozco si Jean M. Auel ha tenido alguna vez caballos o si ha montado alguna vez; su narración describe pensamientos y experiencias que bien pudiera parecer que si. Situaciones, como la inmensa sensación de libertad que se siente galopando a pelo, sin silla y sin cabezada, solamente manejando  al animal con los músculos de tus piernas. Es algo que, personalmente, jamás he sabido transmitir, a pesar de haber cabalgado así muchas veces; pero, Jean M. Auel, si. Solamente, por este tipo de descripciones merece la pena. Para saber más sobre el argumento y la autora, resumen aqui, enlace que me he encontrado buscando la portada. Os gustara, estoy segura.


Hablaba con las Bestias, los Peces y los Pájaros, es un clásico de la Etología, escrito por Konrad Lorenz (Premio Nobel de Medicina con K. von Frisch y N. Tinbergen) y que he leído hace más de veinte años.  
Muchas veces nos preguntamos por qué los animales se comportan de esta o de aquella manera; pues bien, este libro, del padre de la Etología, es imprescindible en cualquier biblioteca.
Sus estudios y sus conclusiones significaron un adelanto en el conocimiento del comportamiento animal. No dejéis de leerlo. Konrad Lorenz, convivió con todo tipo de animales, observándoles en su día a día y de esta convivencia, además de muchas anécdotas, surgieron observaciones que fueron aplicadas más tarde en la medicina psiquiátrica; de ahí, que le dieran el premio nobel de Medicina a pesar de no ser medico, sino biólogo y etólogo.



El sanador de caballos. Apenas acabo de comenzar a leerlo; pero estoy realmente enganchada con su lectura. Recomendación de un buen amigo y que agradezco. Como no puedo haceros todavía una valoración personal, me limito a transcribiros el resumen de la portada:
Es una apasionante novela histórica y de aventuras que narra la imparable escalada vital del hijo de un posadero que, gracias a su tenacidad, consigue adentrarse en los misterios de la sanación, la salud y convertirse en una pieza clave en la batalla  de las Navas de Tolosa, el enfrentamiento que sentenció la supremacía de los cristianos sobre los musulmanes en época de la Reconquista.



Espero que paséis un rato agradable.

Pasando la meme a tres buenas lectoras,
cuyos blogs no debéis dejar de visitar:

El Interior Secreto
Trianarts
Es lo que yo creo o no?





jueves, 19 de agosto de 2010

No me quiero quedar sin queso…

Hoy, voy a ser parca en palabras
Por favor, por favor…no me quiero quedar sin Queso de Gamoneu.




Fuentes: Montaña Montaña Facebook 








martes, 17 de agosto de 2010

Insectos gigantes del amazonas... ¡Para comerselos!

Queridos aventureros, ¿podéis oír esos ruiditos extraños? No, pues afinad vuestros oídos. Son los millones de insectos, que los granjeros del futuro, cultivaran para alimentar nuestros hambrientos estómagos.

Culturalmente, la mayoría de europeos, nos vemos incapaces de comer un insecto, una oruga, un gusano…Solamente de pensarlo se nos revuelve el estomago, por  lo menos a mi. Pero; si realmente estuviéramos hambrientos ¿seríamos capaces de comernos uno de estos bichitos? Probamente si. En épocas de grandes hambrunas, tras una guerra o una gran catástrofe natural, ratas y ratones, han salvado la vida a muchas personas y, sin embargo, todo el mundo les tiene asco y temor.

En un artículo de amazing.es, sobre este tema: la ONU estudia incentivar las granjas de insectos, he leído que:

El entomólogo belga van Huis, propone un plan de dos fases: primero cultivar insectos para emplearlos como pienso para otras formas de ganado más convencional, y más tarde ir introduciéndolos de forma gradual, directamente en el menú de los humanos…van Huis propone en principio introducir estos alimentos en forma de pastel de carne picada.

Mientras trasteaba buscando que tipos de insectos son comestibles, por pura curiosidad nada más, me encontré con este vídeo de David Attenborough donde nos muestra el insecto más grande del mundo: el coleóptero Titanus giganteus, insecto que llega a medir entre 18 y 20 cm., que habita en el amazonas y cuyas larvas aún no se han podido ver nunca.

Cuando encuentren sus larvas, no me quiero ni imaginar su tamaño; pero, a buen seguro, si son comestibles serán portadoras de gran cantidad de nutrientes, con lo que se convertirán en otro rico manjar. Aunque, por mi parte, prefiero comer verdura antes que a estos bichitos… ¿Y vosotros? ¿Os imaginais, las larvas de este precioso insecto, picadito en trocitos cual salami untado en un trocito de pan tostado?







viernes, 13 de agosto de 2010

Metamorfosis


Una tarde de verano, soñando junto al mar…

- Los sueños, sueños son… .- Afirmó serio y taciturno Iruk.
- No creas, a veces se cumplen.- Contesté con firmeza.
- Ilusa.- Replicó él sonriendo.
- Mi vida entera por ser caballo al viento, galopando libre por las praderas…
- Ilusa…nunca la naturaleza se altera…Yo perro seré toda mi vida…Tu triste humana serás.- Insistió aún más burlón.
- Búrlate lo que quieras, más yo caballo seré…

Pasaron los días y las noches, Iruk sonreía y mi alma entristecía, mi sueño no se cumplía. Alcé la mirada al cielo e imploré que la magia soplara al viento…Entonces, apareció él, mago entre los magos, extendió sus brazos susurrando palabras muy extrañas…Iruk gruñía asustado, un hormigueo recorrió nuestro cuerpo tembloroso, el viento sopló con fuerza y el mago gritó: “καβάλλης”

La metamorfosis fue rápida, indolora. Hoy, recorro las praderas con las crines al viento…Los sueños se cumplen porque los magos existen:


¡Gracias mi querido mago Piziadas por hacer realidad mis sueños!

Morphing : Irukasturias [ Sqirlz Morph ]
No dejéis de visitar su blog, aprended de su sabiduría

Os guiará por mundos llenos de fantasía y color.


dos nuevos premios
que me han llegado de la mano de SolodeInteres,
¡Gracias amiga!

con una mención especial para



jueves, 12 de agosto de 2010

Lombrices gigantes

¿Habéis visto alguna vez una lombriz de tierra gigante? No. Pues cuidadito si os vais de mochileros a Australia; tal vez, os podáis encontrar con lombrices de hasta dos metros de largo. Menos mal que se dejan ver poco y, además, son inofensivas. Aquí os dejo este vídeo donde David Attenborough nos explica como son y como viven.



miércoles, 11 de agosto de 2010

Caballo viejo…

003


Las temporadas estivales son propicias en reencuentros con viejos amigos y conocidos; donde conversaciones triviales nos transportan en el tiempo recordando anécdotas y vivencias. En mi caso, en el transcurso de estas charlas, más tarde o más temprano, siempre surge una pregunta:


- Marisa, ¿ya no tienes caballos?
- Pues no; pero los echo de menos.

Hasta ahora, no había mencionado mi pasión por este hermoso y noble animal porque no sabía como enfocar la entrada u entradas. Después de haberlo meditado durante un tiempo, he decidido dedicarle una entrada a cada uno de los caballos que han pasado por mi vida. No tengo fotos de todos; pero intentaré expresar con palabras, la huella que cada uno de estos peculiares personajillos de cuatro patas han dejado en mi corazoncito.

Muchos, ya os habréis imaginado, que esa rubita con moñitos de la foto soy yo. Pues esa fue: “mi primera vez”.

No recuerdo el nombre del caballo; pero, apostaría que era algo así como “Rubio”. Sí recuerdo el nombre del señor, se llamaba Segundo, todo un personaje. Por aquellos años de los setenta, hombres como él se ganaban el jornal trabajando en las caserías, ayudando en todo tipo de labores como cortar hierba, arar la tierra, ordeñar las vacas…Como he contado en alguna ocasión, una de mis tareas infantiles era ir todos los días, sobre las siete de la tarde, a la casería de mis vecinos Ricardo y Saro (a los que siempre llevaré en mi corazón) a buscar una jarra de leche recién ordeñada. ¡Uhmmm!! Aún recuerdo aquellos vasos de leche recién ordeñadita, con su espuma, una delicia… ¡Qué pena que ahora no puedo ni probarla! Pero, lo que más gustaba era encontrarme con Segundo y su caballo viejo…Para mi, aquel caballito pequeño y viejo era como un pura sangre…Tenía mucho nervio con un paso de andadura (paso de las caballerías en el cual mueven a un tiempo la mano y el pie del mismo lado) un tanto cansino por su edad. Pero a mi,  no me daba miedo, una y otra vez le insistía a Segundo para que me dejara montar a mi sola. No hubo manera, hasta que un día me dijo: “Ven que te subo”. Imaginaros mi carita y mis nervios mientras Segundo terminaba de liar su cigarrillo, a mi aquellos minutos me parecieron eternos. Y allá fui: ¡arriba! Gritó mi hermano que fue quien fotografió el momento. Pero si os fijáis, la valiente no era tan valiente, cuando me vi allá arriba y el caballo quiso dar unos pasos, me agarré con mis manitas a los brazos de Segundo y me recline hacia atrás buscando su apoyo; pero, así todo, como siempre: sonriendo, siempre sonriendo. Después del posado, Segundo muy amable, me paseo un ratito hasta que mi estomago dejó de estar encogido por el miedo, justo cuando ya no paraba de decirle: ¡otra vueltecita!
Y este, es mi pequeño homenaje a un caballo viejo…mi primera montura y a su dueño Segundo, que desde aquel día, pacientemente, me daba unas vueltecitas antes de irse a su casa.  ¡Gracias donde quiera que estés Segundo, tu y tu caballo viejo...!


Y como estamos en veranito,
aquí os dejo esta cumbia para que os echéis un bailecito. 


Caballo viejo

Cuando el amor llega así de esta manera
uno no se da ni cuenta
el carutal reverdece y guamachito florece
y la soga se revienta
Caballo le dan sabana porque está viejo y cansao
pero no se dan ni cuenta que un corazón amarrao
cuando le sueltan las riendas
es caballo desbocao
Y si una potra alazana caballo viejo se encuentra
el pecho se le desgarra y no le hace caso a falseta
y no le obedece al freno ni lo paran falsas riendas
Cuando el amor llega así de esta manera
uno no tiene la culpa
quererse no tiene horario
ni fecha en el calendario
cuando las ganas se juntan
Caballo le dan sabana
y tiene el tiempo contao
y se va por la mañana con su pasito apurao
a verse con su potranca
que lo tiene embarbascao
El potro da tiempo al tiempo
porque le sobra la edad
caballo viejo no puede
perder la flor que le dan
porque después de esta vida
no hay otra oportunidad