jueves, 28 de febrero de 2013

Los guepardos salvajes: una lucha por sobrevivir


El guepardo está en grave peligro hoy, en gran parte porque los seres humanos nos hemos apoderado de gran parte de su hábitat natural y matado a los antílopes de los que se alimentan estos animales, también los hemos matado directamente. A principios de la década de 1970, el comercio de pieles se había convertido en una amenaza para los grandes felinos, como los tigres y guepardos. En ese momento, los Estados Unidos importaba 25.000 pieles de felinos al año, para abrigos de piel, alfombras y otros artículos de moda. La aprobación de la Ley de Especies en Peligro, en 1973 en los Estados Unidos y la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, un tratado internacional administrado por las Naciones Unidas en 1975, les dio a estos gatos un estado de protección, y por ende se redujo el comercio de pieles de guepardo. Sin embargo, los guepardos todavía son rutinariamente baleados por los agricultores y ganaderos africanos, que ven a los gatos salvajes como una amenaza para el ganado, al igual que los ganaderos americanos ven a lobos y pumas.
Los parques de animales y reservas de caza en África protegen a muchos animales de los seres humanos, sin embargo, los guepardos no se adecuan a la vida en estas reservas. Dentro de las fronteras de un coto de caza típico, animales de manada como cebras, ñus y antílopes están protegidos de los cazadores humanos, y así, crecen en números que normalmente no se ven en la sabana abierta (pastizales con árboles dispersos). Como resultado, las poblaciones de los grandes y poderosos depredadores, que se alimentan de estos animales de rebaño, como leones, hienas y leopardos también son altas. Pero los medianos depredadores como guepardos y perros salvajes sufren, al verse obligados a competir en este paisaje cerrado. Un artículo de Guepardopedia, La enciclopedia de los guepardos.

Autor de esta entrada:  Luis Fernandez

miércoles, 13 de febrero de 2013

Las garcillas vuelan libres...por el momento.

Cada año, pequeñas bandadas de garcillas bueyeras (Bulbuculus ibis) nos acompañan durante el frío invierno en el Occidente de Asturias. Cada día, puedo contemplarlas desde bien temprano alrededor de  mi casa, picoteando los bichillos que afloran con las pisadas del ganado.
Para algunos nada importante, nada transcendente, pero a mi me gusta verlas ahí conviviendo, colaborando en armonía con las vacas. Ejemplo de Biodiversidad que debemos conservar, aunque para algunos "los animales están de más y no tienen derecho a la libertad ni a la vida" que la propia naturaleza les otorga, igualmente que a nosotros. 
Nada hay nada más cierto que tienen todo el derecho a volar libremente y ustedes todo el derecho a observalas en libertad.



El diputado Cantó dice que los animales no tienen derechos

Según el ilustrísimo diputado Toni Cantó: "Ni los toros ni el resto de los animales tienen derecho a la libertad ni a la vida" 


Queridos Aventureros, según este señor (por llamarlo de alguna manera),  ningún animal sabe discernir de lo que está bien, ni de lo que está mal, ni tampoco tienen derecho a la vida. Dicho en el debate parlamentario para decidir si "toros si, toros no" .


Mire, señor Cantó, mi primera reacción ante tan profunda disertación sobre los derechos de los animales, fue de enojo, pero después he sentido una profunda pena por usted y por los que piensan como usted. Si aún no han comprendido que los animales, cualquiera de ellos tienen el mismo derecho a la vida que nosotros, es que aún no ha aprendido nada sobre la  vida.

No sé quien le habrá dicho que los animales no sienten, ni tienen sentimientos, ni piensan, ni aprenden a discernir de lo que está bien o de lo que está mal; pero quien se lo haya dicho no ha convivido con un perro, un gato, un conejo, un caballo, un loro, por poner algún ejemplo, ni medio segundo.

Ustedes, sigan saliendo  unicamente en defensa  de los que ven a los animales como un "bien económico", como algo que mueve millones. Reduzcanlo todo a simple dinero, como hacen con todo  y ya veremos lo que ocurrirá.

Por lo pronto,  usted sólo me da lástima, mucha lástima, como todos aquellos que defienden las corridas de toros como un arte, un bien artístico cultural y como la fiesta nacional de mi país. Pues soy asturiana y española y a mi la fiesta de los toros "no" me representa, personalmente me parece una atrocidad. Es más, creo que cualquier tipo de maltrato animal debería estar penado con  penas de carcel, incluso aquellos que se dieran en los mataderos, que los hay, deberían estar controlados y castigados.

¡Que pena, que ustedes piensen así! Menos mal que muchos otros, cada día más, vemos la realidad.

Os dejo el vídeo de tan sabias palabras.






domingo, 10 de febrero de 2013

Asociaciones y Fundaciones sobre Alzheimer

Declaración universal de los derechos de los animales

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES
La declaración, proclamada el 15 de octubre de 1978, fue aprobada por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). PREÁMBULO 

Considerando que todo animal tiene derechos. Considerando que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y contra los animales.


Considerando que el reconocimiento por parte de la especie humana de los derechos a la existencia de otras especies de animales, constituye el fundamento de la coexistencia de las especies en el mundo.


Considerando que el hombre comete genocidio y existe la amenaza de que siga cometiéndolo.


Considerando que el respeto hacia los animales por el hombre está ligado al respeto de los hombres entre ellos mismos.


Considerando que la educación debe enseñar, desde la infancia, a observar, comprender, respetar y amar a los animales.

Se proclama lo siguiente:  

Artículo 1.
Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

Artículo 2.
a) Todo animal tiene derecho al respeto.
b) El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.
c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

Artículo 3.
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

Artículo 4.
a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje, tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse.
b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.

Artículo 5.
a) Todo animal perteneciente a una especie que viva tradicionalmente en el entorno del hombre, tiene derecho a vivir y crecer al ritmo y en las condiciones de vida y de libertad que sean propias de su especie.
b) Toda modificación de dicho ritmo o dichas condiciones que fuera impuesta por el hombre con fines mercantiles, es contraria a dicho derecho.

Artículo 6.
a) Todo animal que el hombre ha escogido como compañero tiene derecho a que la duración de su vida sea conforme a su longevidad natural.
b) El abandono de un animal es un acto cruel y degradante.

Artículo 7.
Todo animal de trabajo tiene derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.

Artículo 8.
a) La experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico es incompatible con los derechos del animal, tanto si se trata de experimentos médicos, científicos, comerciales, como toda otra forma de experimentación.
b) Las técnicas alternativas deben ser utilizadas y desarrolladas.

Artículo 9.
Cuando un animal es criado para la alimentación debe ser nutrido, instalado y transportado, así como sacrificado, sin que de ello resulte para él motivo de ansiedad o dolor.

Artículo 10.
a) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre.
b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal.

Artículo 11.
Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida.

Artículo 12.
a) Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.
b) La contaminación y la destrucción del ambiente natural conducen al genocidio.

Artículo 13.
a) Un animal muerto debe ser tratado con respeto.
b) Las escenas de violencia en las cuales los animales son víctimas, deben ser prohibidas en el cine y en la televisión, salvo si ellas tienen como fin el dar muestra de los atentados contra los derechos del animal.

Artículo 14.
a) Los organismos de protección y salvaguarda de los animales deben ser representados a nivel gubernamental.
b) Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como lo son los derechos del hombre.